Prevención y Promoción de la salud

 

EJERCICIO FÍSICO Y SALUD EN LOS MAYORES

 

Es necesario y de gran ayuda para envejecer de forma satisfactoria seguir las pautas de lo que se conoce como Envejecimiento Activo. Se entiende como tal aquel en el que se potencian la participación social de la persona, su seguridad, la educación y el aprendizaje en esta etapa de la vida y por último la prevención y promoción de la salud.

 

Con respecto a la salud son muy importantes como se ha señalado la prevención y también la promoción de la salud que incluye la prevención de la fragilidad y dependencia.

 

Como medidas eficaces de prevención son esenciales una alimentación sana y equilibrada, el ejercicio físico y una buena gestión del estrés y de las emociones.

 

La promoción de la salud y la prevención de la fragilidad y dependencia se llevan a cabo con la eliminación y el control de hábitos tóxicos como el tabaco y el alcohol, con el seguimiento del programa de vacunaciones recomendado para personas mayores y con el diagnóstico precoz de enfermedades y síndromes geriátricos.

 

Todas las medidas enumeradas son determinantes para mantener buena salud y conseguir un larga vida vivida con calidad y satisfacción.

 

En lo concerniente al ejercicio físico, es una actividad que nos ayuda a sentirnos mejor y a ser más felices. Con él se pueden prevenir futuros problemas físicos y a su vez podemos mejorar otros que ya padezcamos.

 

Se sabe que la practica regular de ejercicio físico en los mayores acarrea importantes beneficios:

 

  • Previene y mejora enfermedades como la cardiopatía isquémica (infartos), la hipertensión, la diabetes, los problemas circulatorios de las extremidades, la osteoporosis y artrosis.
  • Aumenta nuestra capacidad respiratoria y oxigenación de los tejidos.
  • Disminuye la formación de cálculos en el riñón y las vías urinarias.
  • Frena la atrofia muscular y mejora la movilidad articular.
  • El ejercicio previene todo tipo de incapacidades
  • El ejercicio físico previene las caídas y si estas se producen el daño es mucho menor.
  • Mejora nuestro estado de animo y se convierte en una potente herramienta para prevenir y mejorar la ansiedad, la depresión y el insomnio.
  • Refuerza la actividad intelectual y previene los problemas de memoria.
  • Mejora nuestros sentidos.

 

El ejercicio físico se debe adaptar a las condiciones individuales, capacidades y gustos de cada persona. Los ejercicios más recomendables por su sencillez, accesibilidad y fácil desarrollo son:

 

  • Caminar diariamente 30 minutos dos veces al día y hacerlo a una velocidad de 3-4 Km/hora.
  • Tablas de ejercicio físico.
  • Actividades no competitivas como la petanca y el baile.
  • El Taichí es un ejercicio que favorece el equilibrio, la flexibilidad y un mejor estado cardiovascular.